lunes, 18 de febrero de 2008

LA PESADILLA DE DARWIN. Hubert Sauper. 2004



Oeste de Tanzania, a orillas del Lago Victoria. Fuente del Nilo, corazón de África, considerado la cuna de la humanidad. Un funcionario colonial relacionado con el departamento de pesca, una tarde a finales de la década de los 50, introdujo lo que se conoce como perca del Nilo, un pez gigantesco y un voraz depredador. Años después la perca se ha multiplicado provocando la desaparición de 210 especies de cíclidos en el lago, peces que se alimentan de algas y que mantenían el equilibrio vital de lago. La eutrificación, el crecimiento excesivo de la flora a causa de la inexistencia de especies que la regulen, provoca una disminución del contenido en oxígeno en las aguas, amenazando toda vida del lago, incluida la perca. La perca convertida en recurso económico principal de las regiones a orillas del lago Victoria ha propiciado el florecimiento de una industria privada dedicada al procesado y comercialización de filetes de este pez, destinados a la exportación al extranjero. En la factoría de Mwanza, a la que nos acerca el documental, se producen 500 toneladas al día con las que dos millones de blancos se alimentan al día. Cada avión transporta 50 toneladas por viaje a Europa, los pilotos son en su mayoría del Este europeo. Muchos aviones se sobrecarga y alguno ha acabado estrellado. Mientras la mitad de la población tanzanesa se encuentra en situación de desnutrición y no puede afrontar el coste de los mismos filetes que elaboran, se alimentan de lo que los aviones no se llevan a Europa, las raspas. Un ambiente mísero: pescadores dedicados a la pesca de la perca muertos o tullidos por ataques de cocodrilos; ls mujeres desplazadas de su antigua función económica arrojadas a la prostitución; continua expansión del SIDA; niños peleando por una ración de arroz, mendigando, drogándose con el pegamento que elaboran a partir de las sobras del envasado de los filetes; alcoholismo; pilotos violentos, embrutecidos, indiferentes, que llegan a asesinar a prostitutas; en un cartel está escrito “si te acuestas con una puta, ¡pégale!; único interés de la delegación de Tanzania en el congreso Ecológico Internacional de la IUCN (y del gobierno por tanto) de vender el país al turismo y cuidar la imagen de la perca; delegados europeos felicitándose por su actividad de promoción de la industria del pescado en Tanzania; un hombre hablando sobre el deseo general de que estalle una guerra, pues siendo militares cobran bien y tienen alimento asegurado; etc. ¿Qué llevan los aviones cuando hacen el viaje de Europa a Tanzania? Armas y municiones destinadas a las zonas de guerra (RDC del Congo, Liberia, Sudan). Cuando África muere, los países europeos extraen beneficios. En España la perca se vende en las pescaderías como “mero”.


CÓMETE EL MUNDO
Las aguas del Lago Victoria son compartidas por tres países: Tanzania, Uganda y Kenia. Más de 300 especies de pescados de la familia de los cíclidos componían la diversidad en el lago y mantenían el equilibrio natural y la salud de las aguas del lago. La escasa pesca con métodos tradicionales no suponía una agresión sobre el medio natural, se encontraba integrada y regulada por el sistema social de clanes, y se comercializaba a nivel local como pescado fresco, ahumado o secado al sol.
En los años 50 se introduce la Perca del Nilo (dicen que por un funcionario colonial relacionado con temas de pesca) y los tres gobiernos en conjunto con organizaciones internacionales como la FAO promueven la pesca de arrastre (la pesca con redes que arramplan con todo). La perca, sin enemigos naturales en el lago, triunfa. Las capturas pesqueras de perca sufren un incremento espectacular. Inversores externos financiados por bancos internacionales de desarrollo y apoyados por agencias de desarrollo del primer mundo ven una magnífica oportunidad de negocio basada en la exportación de filetes de pescado a países con mayor poder adquisitivo, crearon multitud de plantas de procesado y comercialización.
Las consecuencias a largo plazo han resultado desastrosas. Los pequeños pescadores dejan de tener la posibilidad de fijar el precio del pescado destinado a la exportación. La inseguridad laboral se agudiza, y la volatilidad de los precios del pescado se traduce de forma directa en los puestos de trabajo en la industria (la restricción de la UE a la importación de la perca por motivos de higiene en 1998 y 1999 supuso sólo en Uganda la pérdida de 35000 puestos de trabajo y una caída de los sueldos de un 1/3 el sueldo original a la gente que los conservaron). Las mujeres pierden su posición económica (se encargaban anteriormente al procesado manual del pescado) y son arrojadas a la prostitución, o se encargan del procesado de lo poco que se comercializa a nivel local: las cabezas y las espinas (incluso las raspas empiezan a escasear, las fábricas las aprovechan ahora para elaborar harina de pescado). La mitad de la población de esta región (alrededor de 25 millones de personas) se encuentra en situación de desnutrición, no dispone del poder adquisitivo suficiente para comprar el pescado que ellos mismos ayudan a obtener, procesar y exportar. Casos de corrupción de los funcionarios que velan por el cumplimiento de la legislación de la pesca. Episodios de violencia relacionados con el robo de material de pesca: entre propietarios de embarcaciones de pesca; grupos armados de ladrones. La pérdida de biodiversidad (dos tercios o más de las 300 especies de peces cíclidos se han extinguido o están a punto de hacerlo) y la eutrofización (la multiplicación de algas por la pérdida de las especies que mantenían el equilibrio local, conlleva una anoxia de las partes más profundas del lago y a una hipoxia a las aguas más superficiales), que elevan el riesgo de colapso de vida en el lago. Contaminación de aguas, deforestación, el agotamiento de los recursos por la sobreexplotación pesquera.
Los acuerdos internacionales tienen por finalidad la liberalización del comercio con la finalidad de aumentar la exportación, mejorar el acceso a los mercados africanos e incluir la pesca en el marco de los acuerdos de comercio multilateral.
En el estado español, la Perca del Nilo se etiqueta como filetes de mero. España es uno de los principales consumidores con 8 millones de Kg consumidos al año. Sólo en Mercabarna se vendieron en el 2004 alrededor de 2 millones de kilos de Perca del Nilo. Estos filetes provienen del entorno que el documental expone. El comercio de la perca esconde, además de un fraude comercial, un desastre ambiental y humano.

CÓMETE EL MUNDO es un resumen del documento El lago seco. Cuando nos comemos el Lago Victoria. Extraído de http://www.notecomaselmundo.org

1 comentario:

jose dijo...

Un documental muy real y por lo tanto muy duro. La escena en la que varios niños se pelean por un puñado de arroz llega muy adentro, hace daño.
Y cuando te enteras de que la prostituta ha sido asesinada por un piloto australiano te dan ganas de coger al tipejo ese y matarlo de la peor forma posible...